La tinta de impresión es un polvo de carbono que ha ido mejorando su composición  y funciona cuando las partículas de tóner son fundidas por el calor, adhiriéndose al papel. En el mercado existen diferentes tipos, sin embargo, la mayoría contiene: carbón, dióxido de titanio, azufre, hierro, cromo, ...